World Christian Network
   
La Violencia
TwitterCompartir en Twitter   
 

Autor: Carlos Wisdom

Introducción
Durante el II Congreso Nacional de Estudiantes Bautistas en Guadalajara, Jalisco, México, del 11 al 15 da agosto, un tema de gran interés entre los estudiantes fue: "La violencia como un medio para cambiar la sociedad." Algunos de los estudiantes más impetuosos pensaban que la violencia es imprescindible en nuestros días para producir un cambio social, y que los cristianos pueden emplearla al igual que las demás personas.

Otros pensaban que los cristianos sólo pueden justificar el uso de la violencia en casos extremos, utilizándola como el "menor de los males". Aun otros, especialmente el evangelista Alfonso Víctor Muñoz, quien sabe bastante acerca de la violencia a través de su propia experiencia anterior como drogadicto, piensan que los cristianos nunca están justificados para usar la violencia.

Este interés, unido con el hecho de que mucha gente está aceptando la filosofía de la violencia como un medio para cambiar la sociedad, me ha motivado a compartir algunas de mis ideas y opiniones sobre "El cristiano y la violencia".

Algunas Ideas en Favor de la Violencia
Aquellos que postulan que la violencia es el menor de los males pueden tener alguna razón. Por ejemplo, si una persona lo ataca a usted o a alguien de su familia, usted probablemente emplearía la fuerza para defenderse. Uno no se queda "inactivo" al ver que un ladrón entra en su casa para robar y matar. Aunque estemos en contra del uso de la violencia como práctica usual, probablemente la emplearíamos como el menor de los males en una circunstancia parecida a la antes mencionada.

Otro argumento que usan los que favorecen la violencia para cambiar la sociedad es el hecho de que grandes cosas han sido obtenidas como resultado de la violencia. Por ejemplo, la Revolución Mexicana de 1910 fue el factor que produjo el cambio social para el mejoramiento ds esa gran República. Los Estados Unidos también usaron la violencia en 1776 para obtener la libertad del poderío británico. Otros países también se han alzado y han usado la violencia para cambiar la estructura gubernamental y social de su país. Esto es para muchos estudiantes, la evidencia primordial de que la violencia debe ser utilizada para mejorar la sociedad.

Hay algunos estudiantes cristianos quienes, mientras creen en Jesucristo como el Hijo de Dios y en la necesidad de la salvación, piensan que siendo sólo un cristiano pacífico nunca mejorará la sociedad. Ellos abrazan la idea de la violencia porque tienen dudas profundas y serias de que el cristianismo pueda transformar.

Otro factor que favorece la violencia entre los estudiantes cristianos es el pensamiento de moda que adoptan muchos grupos activos. Es lo que "debe hacerse" hoy.. . hacer demostraciones de violencia si quieres cambiar alguna ley o alguna forma de vivir.
Las Panteras Negras en los Estados Unidos; estudiantes universitarios en Japón; guerrillas árabes en el Medio Oriente... todos buscan alcanzar su meta usando la violencia y la fuerza. Su extravagancia tiene un atractivo para los estudiantes de mente activa que desean influir en la sociedad.

Algunas Ideas en Contra de la Violencia.
Aquellos cristianos que se oponen a la violencia como medio para cambiar la sociedad insisten en que la violencia nunca ha resuelto ninguno de los problemas serios de la humanidad. Parece haber excepciones a esto, pero uno piensa si no habría otras formas que hubieran resultado igualmente efectivas. Hoy en día, hay cientos de ejemplos que demuestran que la fuerza y la violencia han empeorado la situación. Un ejemplo es el problema racial en los Estados Unidos. Antes que la violencia fuera aceptada entre muchos estudiantes negros de los Estados Unidos, muchos blancos y negros apoyaban el movimiento social hacia la igualdad para todas las razas. Estaban avanzando a pasos agigantados en esa dirección. Pero desde que la filosofía de la violencia y la fuerza ha sido adoptada por algunos grupos fuertes de blancos y negros, muchos blancos y negros están reaccionando en una forma tal que los negros están sufriendo seriamente. Aquellos que siguieron la forma de la no violencia del doctor Martín Lutero King pudieron promover sus puntos de vista en una forma muy efectiva. Pero ahora todos tienen temor unos de los otros y la tensión aumenta cada día... primeramente porque la violencia ha sido aceptada como la única manera de llegar a la meta. Debemos recordar que entre más se use la violencia, más será combatida. A la larga esto creará una sociedad en la cual ningún hombre está a salvo, ni de la tiranía del gobierno ni de la tiranía de las multitudes.

También necesitamos saber, contrariamente a lo que algunos estudiantes piensan, que se han llevado a cabo cambios sociales de gran significación como resultado del esfuerzo cristiano. Tan sólo se necesita estudiar la historia con una mente abierta. Los historiadores Lecky y Green hacen notar que el avivamiento espiritual en Inglaterra, guiado por el evangelista Juan Wesley durante el siglo XVIII, ejerció una influencia tremenda sobre la estructura social de los ingleses. La reforma de las prisiones, la abolición del mercado de esclavos, la protección a los niños y otros cambios son todos el resultado del avivamiento evangélico de esa era. Y Benjamín Kid en su libro Evolución Social ha escrito: "las dos doctrinas que más contribuyeron para abolir la esclavitud fueron la doctrina de salvación y la doctrina de la igualdad de todos los hombres ante Dios".

¿Acaso desconocemos que tanto escuelas como hospitales para pobres e ignorantes han sido muchas veces fundados por los cristianos que querían hacer un impacto en su sociedad? ¿O es que estos métodos no son tan fascinantes y atractivos para la mente actual que está influida por la idea de la violencia de la multitud? ¿Por qué algunos estudiantes cristianos resisten comprender que la violencia jamás logra lo que hacen los hombres temerosos de Dios, dedicados e inteligentes, y que perdura en su sociedad?

El Ejemplo y la Doctrina de Jesús
Cuando uno empieza a escuchar los argumentos en pro y en contra del uso de la violencia, se hace difícil saber qué hacer. Francamente, parece haber razón por ambos lados. Esto es cierto sí decidimos aprender a través de las reglas del hombre qué es correcto o incorrecto acerca del uso de la violencia. El cristiano, sin embargo, por el hecho de su convicción y dedicación a Jesucristo, mira a través de las enseñanzas y el ejemplo de nuestro Señor. ¿Cuál sería la actitud de Cristo ante las injusticias sociales de hoy si estuviera entre nosotros corporalmente? Por ejemplo, ¿qué diría él acerca de la tiranía política y la injusticia del gobierno; del abuso del débil, del pobre, y del ignorante? ¿qué diría de todas las injusticias del mundo? ¿organizaría chusmas para robar a los ricos y dar a los pobres? ¿secuestraría oficiales y luego los asesinaría si no se cumplieran sus condiciones? ¿entrenó a sus discípulos, a los que llamé "la sal de la tierra", como guerrilleros?

Por supuesto que sabemos que nunca hizo esto. ¿Por qué? ¿Porque no había injusticias sociales en su tiempo? ¿no había abusos? ¿no había tiranía de gobiernos? La verdad es que en los tiempos en los que Cristo vivió había más injusticias sociales que hoy. Su propio país estaba bajo el poderío de un invasor extranjero: Roma. Prevalecían entre las gentes la esclavitud, la pobreza, las enfermedades y la ignorancia. ¿No sentía nuestro Señor amor y compasión por esas gentes? (lo que, casualmente, debe ser el único motivo de los cristianos para desear cambiar la sociedad). Por supuesto que sí. Su ministerio completo fue desarrollado entre la gente necesitada. El sentía amor y compasión por ellos, y lloró al ver su condición; buscó alimentarlos, sanarlos, enseñarles, y ser un ejemplo para ellos por el gran amor que les tenía. Pero no usó chusmas o revoluciones. Como es cierto que dijo: "Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres", también dijo "dadle a César lo que es de César". Jesús rehusó unirse a los zelotes de su tiempo que deseaban arrojar a Roma de su país. ¿Sería porque sabía que la violencia no puede resolver ios problemas ... sólo cambiarlos de una injusticia social en otra? Era porque él sabía dónde estaba el verdadero problema ... no en la sociedad en sí, sino en el hombre mismo. ¿No es cierto que cuando se cambia la sociedad sólo se resuelve un problema temporal... pero cuando se cambia al hombre (como Cristo puede hacerlo) hay un cambio permanente que influye potenciclmenie en la sociedad? Sólo los hombres nuevos (espiritualmente) pueden en verdad cambiar la sociedad.

Conclusión
Parece que nosotros como estudiantes cristianos podemos tomar una de tres decisiones cuando nos enfrentamos con injusticias sociales:
1. Aparentar que el problema no es tan malo y hacer la vista gorda ante la necesidad de cambiar y mejorar.
2. Decidir usar la fuerza física para efectuar un cambio... derramando sangre si es necesario para alcanzar nuestro fin.
3. Buscar como cristianos incorporarnos a nuestra sociedad... tratando de ganar hombres que puedan ser instruidos en la ética cristiana; y tratar de ser una influencia sobre la estructura social y gubernamental para mejorar la situación humana. Debemos ser como el señor Juan Howard, del siglo XVIII, quien hizo más que ningún otro para cambiar la reforma de las prisiones. El dijo una vez del evangelista Juan Wesley: "Recibí de él ánimo para continuar vigorosamente con mis propios designios. Vi en él lo que un solo hombre puede obtener con entusiasmo y perseverancia; y me propuse continuar mi trabajo con más fuerza que nunca."
"Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios." Mateo 5:9.

Nota: Este artículo sugiere la posibilidad de los siguientes libros:
Osear Cullmann. Jesús and th© Revolutionaries. New York: Harper 6 Row, Publishers, 1970.
Earle E. Cairns. Scdnts and Society. Chicago: Moody Press, 1960. En castellano, entre otros:
Shaull, Mehl, Read, Castro. Hacia una Revolución Responsable. Buenos Aires: La Aurora, 1970.
Justo L. González. Revolución y Encarnación. Puerto Rico: Librería "La Reforma", 1965.


Tomado de: Revista Ancla. p9-11,31

 
  WCN.  
Volver al Índice