World Christian Network
   
Ecuador presencia, por primera vez, la boda entre un gay y un transexual
TwitterCompartir en Twitter   
 

Autor: EFE
Por Agencia EFE 10/12/2010

Quito, 9 dic (EFE).- Ecuador vivió una boda inusual en el país, pues un transexual inglés, Joey Hateley, que cambió su cuerpo de mujer de nacimiento a uno de hombre, se casó con el gay ecuatoriano Hugo Vera, en un acto que se celebró en el registro civil de Quito.

La Constitución ecuatoriana sólo permite el matrimonio entre hombres y mujeres y el hecho de que Hateley conservara su estatus jurídico como mujer, en vez de hombre, es lo que permitió que la boda se celebrara hoy en Ecuador.

Según la directora de la organización "Proyecto-transgénero", Ana Almeida, "la trampa" en este asunto es que en la Constitución del país no se "define lo que es ser hombre o mujer", por lo que en esta ocasión permitió que dos personas, que se podrían considerar del mismo sexo, se pudieran casar, porque una de ellas conserva el estatus jurídico de mujer.

En la ceremonia, Hateley, de 35 años y el ecuatoriano, de 25, sellaron su matrimonio con un abrazo, ante los aplausos de amigos, familiares, curiosos y la prensa.

"Cuando surgió la idea de casarse, no sólo fue por lo afectivo, sino también por lo reivindicativo, por los derechos de la identidad de género", resaltó Vera en una entrevista telefónica previa con Efe, pues hoy, después de la boda, no quiso dar declaraciones.

Vera manifestó que los matrimonios en Ecuador son una "visibilización equivocada de la sociedad patriarcal", donde los matrimonios sólo se pueden dar entre personas de diferente sexo.

El novio dijo que el matrimonio que se celebró hoy rompe la concepción tradicional entra las "bodas entre un hombre y una mujer", porque es un casamiento entre "dos personas que afectivamente se quieren independientemente de su orientación sexual. Es el amor entre dos personas".

Hateley fue vestido a la boda con un majestuoso traje negro, esmoquin y corbata púrpuras y camisa blanca, mientras que Vera lucía un traje oscuro, camisa clara y gafas de sol, en una ceremonia plagada de periodistas y curiosos.

Esta boda rompe todos los moldes, porque es "la primera boda gay y la primera boda transexual", al mismo tiempo, dijo Almeida.

Eso es así, porque Hateley, quien fue una mujer, actualmente es un hombre que se casa con otro varón, por lo que es la primera vez que un transexual y un homosexual acuden a un altar ecuatoriano, añadió.

El concejal de Quito Norman Wray ofició la boda civil y reflexionó: "Ambos contribuyentes tienen una sexualidad legal de mujer y de hombre, sin embargo su sexualidad es absolutamente distinta".

Para Wray, este matrimonio es tanto el reconocimiento "de sus derechos" como de "su orientación sexual", pero dentro del marco que "establecen la ley y la República".

Al final de la boda se oyeron gritos de "Vivan los novios" entre los asistentes y Hateley se mostró muy sonriente y feliz.

Según Wray, la boda "abre una perspectiva de no discriminación, de conseguir una sociedad mucho más tolerante y respetuosa con la diversidad sexual y de la lucha contra la homofobia".

Esta pareja se conoció hace un año y medio, cuando Hateley visitó el país.

Vera explicó que se conocieron en "un viaje de trabajo", porque coincidieron en un encuentro por la reivindicación de los derechos del colectivo gay y transexual.

"Durante un año hemos fortalecido nuestra relación a través del mail y vía Skype", dijo el ecuatoriano.

Ahora, Vera espera que esta boda "abra la puerta" para que otras personas con orientaciones sexuales diversas puedan acudir al altar y para que aumente "el respeto y los derechos" de este colectivo.

"Esperemos que las personas, las instituciones, el Estado respete nuestra forma de vivir, igual que nosotros respetamos la de los demás", apostilló Vera.

Núria Segura
 
  WCN.  
Volver al Índice