World Christian Network
   
Cristiana británica se enfrenta a ser ejecutada
TwitterCompartir en Twitter   
 

Autor: religionenlibertad.com
La ciudadana británica Roya Nobakht, de 47 años de edad, actualmente está encarcelada como prisionera política en Irán, pudiendo ser ejecutada por el presunto delito de insultar al Islam. Ella ha vivido en Stockport, Inglaterra con su marido durante los últimos seis años y tiene doble nacionalidad británico- iraní.


Su marido, Daryoush Taghipoor, ha declarado que su esposa fue arrestada mientras visitaba a una amiga en el aeropuerto de iraní de Shiraz en octubre 2013 por los comentarios que había hecho en un grupo de Facebook calificando al gobierno de Irán "demasiado islámico" De acuerdo con una copia de su acta de acusación visto por el diario Independent, del Reino Unido, ella fue trasladada a Teherán y acusada de "reunión y de participación con la intención de cometer delitos contra la seguridad nacional e insultar a las santidades islámicas" - delitos punibles con la muerte de acuerdo con la ley imperante en la República Islámica de Irán.

La mujer cristiana ha “confesado” bajo la tortura infringida por los guardianes islamistas. Su esposo ha manifestado al Manchester Evening News que ella tiene miedo de ser ejecutada. Los temores de Roya Nobakht no son infundados. Es habitual la persecución de los expatriados cristianos en Irán. El primer caso conocido fue el de la Zahra Kazemi, una reportera gráfica irano-canadiense murió bajo tortura en 2003 durante su detención. Zahara Bahrami, cristiana iraní -holandesa de 45 años de edad fue torturada salvajemente y se le impidió atención médica. El 29 de enero de 2011 a las 5:00 hora local fue ahorcada sin el conocimiento de nadie. Fue entonces apresuradamente sepultada por las autoridades en la ausencia de sus hijos. Las autoridades neerlandesas expresaron su conmoción y tristeza por su ejecución y cortaron sus relaciones diplomáticas con Irán por aproximadamente 20 días.

La República Islámica de Irán no reconoce la doble ciudadanía y considera que todas las personas que han nacido en Irán o proceden de padres iraníes son ciudadanos iraníes sujetos a su mortal código penal islámico. Ciento treinta y un delitos son punibles con la muerte incluyendo el robo, el adulterio, la homosexualidad, la disidencia política y religiosa, la posesión de drogas y la cuarta borrachera, la blasfemia, el insulto a Muhammad, la apostasía, la conversión al cristianismo.

 
  WCN.  
Volver al Índice