World Christian Network
   
Biblia Y Gobierno
TwitterCompartir en Twitter   
 

Autor:
Biblia y Gobierno
Según el testimonio Bíblico, el pueblo de Israel estaba gobernado en aquel tiempo por los ancianos de Israel y los Jueces Tribales. Estos
últimos administraban justicia y conducían al pueblo en guerras defensivas contra las agresiones externas. En otras palabras, ellos
cumplían las dos principales funciones de un gobierno: asegurar la paz interna y externa, permitiendo el libre funcionamiento de la sociedad.

Sin embargo, preocupados por la amenaza Filistea, los Ancianos de Israel pidieron al Profeta Samuel que les diera un Rey, "para que nos juzgue como todas las naciones... y salga delante nuestro y pelee nuestras batallas."(1Samuel, 8).
La respuesta de Samuel es quizás el mejor y más antiguo testimonio a favor de la desobediencia y desconocimiento de lo que Dios quiere para su pueblo. Samuel dijo al pueblo rebelde: "Esta será la conducta del Rey que reinará sobre vosotros: Tomará a vuestros hijos y los pondrá sobre sus carros y entre sus aurigas y los hará correr delante de su carro. De ellos hará jefes de mil, de ciento y de cincuenta, les hará labrar sus campos, recolectar sus mieses, fabricar sus armas de guerra y el equipo de sus carros. Tomará a vuestras hijas para perfumeras, cocineras y panaderas. Tomará vuestros mejores campos, viñas y olivares y se los dará a sus servidores. Tomará el diezmo de vuestras cosechas y vuestros vinos para sus eunucos y servidores.

Tomará vuestros siervos y siervas, los mejores bueyes y asnos para emplearlos en sus obras. Tomará el diezmo de vuestros rebaños y seréis
esclavos suyos. Entonces clamareís al Señor pero el Señor no os responderá, puesto que habéis pedido un Rey".

La descripción que hace la Biblia de la reacción de Dios, ante la demanda de los Ancianos, es también muy significativa: "...y el Señor dijo a Samuel:
oye la voz del pueblo en cuanto te pide, pues no es a ti a quien rechazan sino a mí para que no reine sobre ellos".

HOy en día,es lamentable ver como muchos (y son bastantes) los hermanos enceguecidos por un hombre, por el populismo, y no guiados por Dios, que creen que el "pan, techo y empleo" se consigue robando los unos a los otros, de manera legal, pero no moral.
Todos los errores de la iglesia y en la vida de los hermanos pasan por el desconocimiento de la Palabra de Dios.

¿Donde está esa Iglesia que confronta a los "Reyes", que denuncia lo que es injusto? La iglesia de hoy es una mezcla de creencias, en los métodos de relajación y control mental, del "positivismo".
Es una iglesia de "dejar hacer dejar pasar", es una iglesia de "intermedios" -no de absolutos, "esque los extremos son malos" dicen algunos hermanos-, es una iglesia de "no digas muy alto porque la gente no te ha de querer", es una iglesia de "hermano pero no es necesario ser tan radical", es una iglesia conformista y mediocre que deja la labor del cristiano en manos del impío, y aún exalta y aplaude las obras del impío, sin reflexionar en que obra según las intenciones escondidas de su corazón.

Ya lo dijo Benjamín Franklin: Sólo un pueblo virtuoso es capaz de vivir en libertad. A medida que las naciones se hacen corruptas y viciosas, aumenta su necesidad de amos.




Director World Christian Network WCN ©
 
  WCN.  
Volver al Índice